Nuevo proyecto: FATIGA

Nuevo proyecto: FATIGA

Estoy preparando mi próximo proyecto, “Fatiga”.

Se trata del primero de tres en el que voy a necesitar la colaboración de otras mujeres que quisieran convertirse en modelos de una sesión fotográfica que se celebrará el sábado 10 de septiembre de 2016 a partir de las 10:15h (y que finalizará a las 13:30h) en los Jardines de Viveros de Valencia. El punto de encuentro será en la c/ Pintor Genaro la Huerta con la c/ Abejuela, en la puerta de entrada al parque que se encuentra justo en ese punto.  Esas fotografías serán utilizadas como referentes para la realización de obras pictóricas posteriores.

punto de encuentro-fatiga

Las fotografías serán realizadas por Caixa Fosca, estudio creativo del barrio de Benimaclet de Valencia.

No hay pautas de vestuario, cada una puede venir como prefiera.

 

Descripción del proyecto

Este proyecto trata sobre la fatiga que produce a muchas de nosotras el hecho de ser mujer en un mundo de hombres.

Un mundo que han venido construyendo prácticamente a su voluntad y en el que únicamente tenían cabida sus héroes, sus científicos, sus artistas, letrados, médicos, deportistas, filósofos, escritores, militares, religiosos, reyes, ministros… los mismos que dictaron leyes (divinas o humanas), juicios (finales o actuales) y constituciones sobre cómo debían vivir las mujeres y sobre cuál era su lugar en la sociedad (privada o pública). Y sobre cómo ese pasado ha dejado huella en nuestra sociedad occidental contemporánea.

Pero no sólo eso, sino que trata también sobre la fatiga que sufren en forma de castigo, latigazo, pena, prisión o muerte nuestras hermanas afganas, sirias, libanesas, iraquíes, mauritanas, kuwaitíes, omaníes, congoleñas, sudanesas, guatemaltecas, malienses, paquistaníes, saudíes, somalíes, yemeníes, guineanas, etíopes, nigerianas, mozambiqueñas, chadianas, indias, marroquíes, chinas, peruanas, mexicanas, colombianas, indonesias, bangladesíes, ceilandesas, egipcias, haitianas, colombianas, japonesas, jordanas, palestinas, turcas, argelinas, malayas, norcoreanas, surcoreanas, chilenas, burundesas, camerunesas, ruandesas, gabonesas, kenianas, tanzanas, ugandesas, eritreas, yibutianas, vietnamitas, zambianas, zimbabuenses, senegalesas, ghanesas, ecuatorianas, venezolanas, tunecinas, palestinas…

… y un largo etcétera.

La fatiga que se hereda con fatal normalidad, que se aprende por tradición, por miedo o por ambas a la vez, del mismo modo que ellos aprenden la conducta opresora. Una fatiga que ha formado parte de mujeres de familias enteras generación tras generación en forma de costumbres y de pensamiento aparentemente inherente. Una fatiga social y cultural, una fatiga normal, consentida por distintas sociedades y por distintas culturas, la misma fatiga convertida en norma, tradición, costumbre y muestra de respeto hacia el opresor, ya sea padre, hermano, marido, juez, cura, rabino, imán…

¿Qué importa el nombre y de dónde venga si el origen y el resultado son el mismo?

 

 

No Comments

Post A Comment